2014-ago-articulo-chile-prehispanico

2014-ago-articulo-chile-prehispanico-titulo

 

México es un país que se distingue por su deliciosa y variada gastronomía. Al ser un país extenso en territorio los platillos varían de una región a otra; sin embargo, existe un elemento que está presente en cualquier mesa del país dando una identidad especial a la comida mexicana en el mundo entero: el chile.

Se sabe que existe una gran variedad de chiles, pero se han preguntado ¿desde cuándo se utiliza y de dónde viene? Al respecto se han realizado estudios muy interesantes, pues no sólo se trata de conocer su antigüedad, sino también su procedencia y sus usos.

Para empezar sería importante recalcar que el chile, ají o pimiento, es un fruto, sí un fruto picante que pertenecen al género "Capsicum", y aunque existe en muchos países en el mundo, México es uno de sus principales consumidores y productores.

Esta especie proviene de América del sur y llegó hasta el territorio mexicano de distintas formas; por ejemplo, una variante de ese género el "capsicum annuum", mejor conocido como chile piquín, llego a Mesoamérica mucho antes de la llegada del hombre a la región, esto quiere decir que su origen tiene más de 35 mil años y aunque no se puede tener la certeza de su uso, se especula que al ser una planta espontánea fue utilizada por los antiguos mexicanos como complemento de su alimentación.

Por su parte el "capsicum chinese" o chile habanero, que se distingue por ser la más picante de todas las especies de chile, tiene su origen en las tierras altas de Bolivia y en el sur de Brasil, de donde se distribuyó a Mesoamérica y el Caribe en la época prehispánica, en cuanto a su dispersión por otras regiones del continente, se considera que fue transportado por inmigrantes hasta la zona de Centroamérica y el sur de México.

Otra especie conocida en México, el "capsicum frutescens" o chile Tabasco, crece desde el sur de los Estados Unidos hasta Argentina y se considera que su centro de origen como especie fue la cuenca amazónica desde donde se distribuyó al Caribe en la época prehispánica.

El último chile del que se hará mención, el "capsicum pubescebs" o chile manzano, es distinto a los demás en forma y características, además de que no se reconoce su origen de manera natural. Algunos especialistas coinciden en que surge en la parte central de Bolivia, aunque hoy en día crece desde Suramérica hasta México. Se considera que llegó a nuestro país a manos de inmigrantes del sur a principios del siglo XX.

En cuanto al uso que se le ha dado a este fruto desde la época prehispánica hasta nuestros días, sobresale su papel como condimento indispensable en la comida mexicana, pero también se le asocia con la medicina, la fabricación de colorantes, de embutidos e incluso en cosméticos; en tiempos prehispánicos servía como tributo fijado por el tlatoani (gobernante) y también como castigo a los niños quienes eran obligados a aspirar el humo de los chiles arrojados a las fogatas.

Sea cual sea la especie de chile que se presente, este condimento tan indispensable para los mexicanos, es por sí solo una figura representativa de nuestras raíces, un elemento de identidad que nos distingue en todo el mundo.