2015-abril-especial-juegos

2015-abril-especial-juegos-titulo

 

Se suele decir que nunca se pierde "el alma de niño". De chicos jugábamos en la escuela, en la calle, en los parques, en los lugares recreativos; de grandes también jugamos aunque en otras condiciones y en algunas de ellas se buscan pretextos para beber alcohol y divertirse. Los lugares son muy variados: en reuniones, salas de casa y hasta en las cantinas. Por ello, enumeramos a continuación, cinco juegos para adultos o, mejor dicho, para "no tan niños". Si deciden jugarlos, háganlo con medida.

1. La Mentirosa: Juego clásico de casa o de cantina para el que se necesita cubilete y dados de poker. Consiste en tirar los dados y decir en voz alta cómo fue tu tirada. Tus contrincantes podrán creerte o no, en función de eso podrás engañarles, perder o ganar puntos. Casi siempre el perdedor debe tomar de su vaso.

2. Caricachupas: Es una adaptación de cantina al tradicional juego de "Caricaturas", en el que según se decida un tema, cada uno de los de la mesa deberá decir una palabra del mismo, el juego no se detiene hasta que uno falle, el que falla bebe.

3. Yo nunca...: No es un juego único de México, pero está presente en muchas reuniones de fiestas mexicanas. Consiste en ir enunciando por turnos sucesivos distintas frases bajo la fórmula de «Yo nunca he...». Las personas que sí han hecho en algún momento de su vida lo afirmado en la frase deben beber un trago de alcohol.

4. Gallina ciega (versión adultos): Este juego tiene que hacerse en un lugar en el que tengamos espacio y podamos caminar. Uno de los asistentes a la reunión se venda los ojos y se toma un "shot" de tequila para después dar tres vueltas sobre su propio eje e intentar tocar a cualquiera de las otras personas que lo torean. Es un juego cruel, sí.

5. "Ponte pedo": Así se le conoce a un conjunto de juegos en el que se usa una baraja común y en un papel se escriben las reglas de cada juego para cada una de las trece posibles cartas de la baraja. Al destaparse cada carta todos juegan lo acordado cuyo castigo, casi siempre, será beber. Por ejemplo, podría determinarse que si sale la carta número 8 todos tomen de su vaso, que si sale el rey tome el de la derecha o si es "la cuina" jueguen una ronda de "Caricachupas"