2015-mar-articulo-radio

2015-mar-articulo-radio-titulo

 

En la víspera de sus 90 años de existencia en México,la radio sigue siendo un extraordinario instrumento de comunicación al que todavía se le presagia una larga vida, muy a pesar y de la irrupción de nuevos medios y de sorprendentes tecnologías digitales.

Como lo fue desde sus inicios, la radio permanece con su invariable fuerza de penetración en todos los rincones del país, capaz de llegar a toda hora a laintimidad de millones de personas para transmitir cultura, información y entretenimiento.

Desde su invención en 1897 por el italiano Guillermo Marconi, la radio ha cumplido a cabalidad su función de ser un enlace efectivo entre muy diversos grupos sociales.Hasta nuestros días es considerado el más popular y extendido medio de comunicación masivo.

Así lo ha sido al menos en México desde 1920 cuando empezaron las transmisiones y fueron sentadas las bases de lo que hoy es una próspera industria, cuyas perspectivas se han ampliado con la alternativa de la radio digitalizada y las posibilidades de crecimiento que ofrecen las nuevas normas en materia de telecomunicaciones.

Su prevalencia se debe, en gran medida, a que al paso de los años la radio mexicana ha sabido adecuarse a las circunstancias.

Y así como se dijo que por su cobertura y penetración en su momento era capaz de sustituir al periódico impreso, años después no faltó quien pronosticara que la televisión, surgida en los ´50 con todo su impacto de sonido e imagen, suplantaría a su vez a la radio.
Nada de eso ha ocurrió.

Como tampoco la internet de nuestros días con su diversidad de plataformas que han revolucionado al mundo de la comunicación, será capaz de mitigar el peso del medio impreso y la fuerza de la radio y la televisión.

Y ello se debe a que, en estricto rigor, son todos medios distintos, con sus propios formatos, contenidos y mercados.

La aparición de cada medio, en su momento histórico, ha hecho que los demás evolucionen, se diversifiquen y busquen nuevas formas de comunicar para no perder el gusto y la proximidad con sus auditorios.

Lo que ha ocurrido es un proceso evolutivo y complementario, en el que cada medio ha sabido nutrirse del otro, en una secuencia que a la postres ha sido enriquecedora y en la que todos han sabido sacar ventaja.

En sus orígenes, muchos periodistas tradicionales encontraron nuevas oportunidades en la radio, como igual ocurrió que la televisión se nutrió de todo el caudal de personajes de la radio, entre artistas, músicos, locutores, guionistas y otros trabajadores que dieron el salto a la pantalla chica.

Eso precisamente ocurrió con la XEW, la estación radial más antigua y reconocida del país, que llegó a concentrar a todos los personajes de la vida artística y cultural de la época.

Surgida en septiembre de 1930 por Emilio Azcárraga Vidaurreta, la llamada Voz de América Latina marcó una etapa imborrable en la industria tanto por su alcance y potencia, como por la variedad de su programación que incluía tanto contenidos musicales de amplia variedad, como radionovelas y programas infantiles, cómicos y deportivos, con una cartelera de ilustres celebridades, cuya lista podría es interminable.

Fueron aquellos los tiempos mágicos de la radio mexicana en los que era común ver a familias enteras escuchando programas de todo género y de una variedad ilimitada.

Por ahí transitaron y brillaron figuras como Agustín Lara, "Tata" Nacho, Gonzalo Curiel, Manuel Esperón, Lucha Reyes, Alfonso Ortiz Tirado, Chela Campos y Toña "La Negra",Emilio Tuero, Alfonso Ortiz Tirado, Tito Guízar, Los Panchos, Maria Luisa Landín, María Victoria, Panzón Panseco, Mario Moreno Cantinflas, Pedro Infante, Jorge Negrete, Pedro Vargas, Jose Alfredo Jiménez, Luis Aguilar, Eulalio González "Piporro", Antonio Aguilar, Francisco Gabilondo Soler "Cri-Cri", Viruta y Capulina, Los Tres Ases, Los Tres Diamantes...y otros muchos más.

Al surgimiento de la televisión en los años ´50 y con el impulso del cine mexicano, todos esos personajes encontraron nuevas oportunidades y un espacio más amplio para proyectarse como auténticos figuras y en algunos casos, hasta en verdaderas leyendas del espectáculo nacional.
Uno de los momentos estelares en la larga existencia de la radio mexicana ocurrió hace casi 30 años, con motivo del sismo devastador del 19 de septiembre de 1985 en la ciudad de México, al erigirse como el único medio con posibilidad de transmitir a la población lo que estaba ocurriendo, ya que Televisa perdió su señal al derribarse el edificio que sostenía sus antenas, y los periódicos no publicaron hasta la tarde o día siguiente.

Fue memorable la crónica que el periodista Jacobo Zabludovsky hizo en vivo al recorrer las principales zonas del centro de la ciudad que habían sido dañadas por el temblor que alcanzó una magnitud de 8.1 grados Ritcher.

Como quizá nunca, la radio acreditó su influencia social al convertirse en un medio verdaderamente efectivo para ayudar a la población afectada y además de cumplir cabalmente la necesidad informativa del momento, fue un invaluable instrumento para organizar la recolección de ropa, medicamentos y comida para los afectados.

Aunque ya existía el radio periodismo con formatos muy incipientes, fue a partir de ese acontecimiento que en los años ´80 la radio revaloró su función informativa al grado que a la fecha todos los grupos que concentran las cadenas de país disponen de estaciones y estructuras noticiosas propias.

La radio actual cruza por una etapa de consolidación en la que predominan grandes cadenas cuya cobertura los convierte en sólidas empresas de la comunicación.

Hoy en día la radio por internet aparece como una alternativa de alcance insospechado, que sumado a la incursión de la radio digital hace pensar que hay, en definitiva, mucha historia por contar.

Por: Felipe Flores Núñez