2015-abril-articulo-loteria

2015-abril-articulo-loteria-titulo

 

El juego de la lotería tiene una historia larguísima. Para hacernos una idea, hay registro de un juego bastante similar en China antes de Cristo. A partir de ahí -y con muchas variaciones- la lotería ha dado gran entretenimiento: en fiestas romanas, genovesas (cuando Génova era un estado independiente), un tiempo en Francia, por supuesto en España y en México. Un dato curioso es el que cuentan acerca de que los piratas jugaban un juego similar, poniendo a la suerte el cortar o no las cabezas o miembros de sus prisioneros.

En México su historia empieza en la época colonial donde la gente de la alta sociedad era quien la jugaba. Pero poco a poco fue permeando en todas las clases sociales debido sobre todo a las ferias que iban de pueblo en pueblo donde la gente se reunía a jugarla.

Lo interesante de este juego, además del juego en sí mismo, es que se ha convertido en una especie de cronista de la tradición ya que viendo a detalle sus ilustraciones podemos conocer mucho de la cultura mexicana. La fiesta del día del muertos representada en "la calavera", "la chalupa" típica de Xochimilco o las peleas de gallos plasmadas en "el gallo" por ejemplo las podemos conocer o recordar a través de la lotería.

También encontramos retratados personajes de la sociedad mexicana ( "la dama", "el catrín", "el valiente", "el borracho", "el soldado", "el músico"...), animales ( "el pájaro", "el cotorro", "el alacrán", "la araña"...), objetos cotidianos ("el paraguas", "la escalera", "la botella", "la bota"...), alimentos ("la pera", "la sandía", "el camarón", "el melón", "el pescado", "el nopal"...), instrumentos musicales ("el violoncello", "el bandolón", "el tambor", "el arpa"...), partes del cuerpo ("la mano", "el corazón"...), elementos de la naturaleza ("el árbol", "la luna", "el sol", "la estrella", "la rosa", "el pino"...) todos ellos combinados con "la sirena", "el cupido" e incluso "la bandera".

En sus inicios los cartones estaban pintados a mano en tablas o en hojalata y parecían inspirados en los exvotos. Era un trabajo artesanal que cobró tal personalidad que posteriormente incluso artistas reconocidos han dejado su impronta creando su propia versión. Cada autor pone su toque artístico aunque se conserva siempre su esencia.También ha sido tal la influencia del popular juego que muchos artistas plásticos han encontrado en él una fuente de inspiración para su obra.

En cuanto a la iconografía de la lotería, la más popular es la que trajo de Francia a México Clemente Jacques en el siglo XIX. Durante años, se ha reimpreso infinidad de veces, siempre con las mismas imágenes, para incluso cruzar las fronteras. Hay variantes de la lotería, por ejemplo las hay con fotografías o con diversas representaciones de acuerdo al tema y al autor.

Las loterías que se juegan hoy en día son de cartón y se pueden comprar en cualquier tienda de juegos, en los mercados, en tiendas de artesanía... Se juegan en ferias, kermeses, fiestas... pero también en las casas de los mexicanos.

El juego consta de cartones (9 o 16) donde se representan figuras o estampas tradicionales de México y unas cartas (54) que corresponden a tales imágenes. Hay un "gritón" que al ir mencionando las cartas las relaciona con humor con algún refrán o dicho popular, por ejemplo:
"Pica, pica y no es de chile: El Alacrán" o "mírala que bonita, lástima por la colita: La sirena".
Si su capacidad le permite improvisar, incluso le puede poner un sabor actual dándole un toque más divertido. Con esto, llama la atención de los jugadores, los concentra, pero a la vez al hacerlo rápido les exige destreza ya que ninguna carta puede cantarse dos veces.

En medio de un ambiente festivo, carta a carta los jugadores colocan -por lo general- los tradicionales frijoles sobre la figura que se ha mencionado. Quien llene primero el cartón tiene que gritar ¡lotería! y gana el juego.

El ganador se lleva un premio. Los premios varían muchísimo ya que pueden ir desde dulces, juguetes, adornos... hasta dinero. En los casos de mucha austeridad se dice que se juega "de a frijolito", así que quien gane se puede llevar los frijoles que estaban en su cartón, no es mucho para llenar la panza...pero si el corazón. ©

© Ana Luisa Reed Casas. México. 2015